El lavado de manos, un aspecto fundamental de la salud

Fecha de la última modificación

Comentarios: 0

Los profesionales de la salud invierten muchos años de su vida capacitándose para poder hacer frente a los cuadros de los pacientes que se les presentan a lo largo de su carrera.

Además de toda la formación y actualización que requieren para su labor diaria, es fundamental que presten atención  a un procedimiento que, si bien parece algo simple, es un aspecto clave para evitar la propagación de virus y bacterias. Estamos hablando del lavado de manos.

La limpieza de centros médicos puede delegarse en empresas como Smart Kleaning, que cuenta con personal capacitado para realizar la higiene adecuada.

Pero la desinfección de las manos es responsabilidad de los profesionales de la salud, quienes efectuando un lavado correcto de forma constante y disciplinada, lograrán salvar muchas vidas.

Personal sanitario: 5 momentos para efectuar el lavado de manos

  • Antes de atender un nuevo paciente

Si va a tocarlo para revisarlo, debe lavarse las manos para evitar que los gérmenes que estén en tus extremidades se transfieran al paciente.

  • Después de atender a un paciente

Para protegerse a sí mismo de cualquier enfermedad que la persona pudiera tener, así como para evitar que los microorganismos o bacterias pasen a superficies duras o blandas de uso común.

  • Antes de llevar a cabo una tarea que requiera asepsia

Deberá lavarse las manos previamente a tocar una membrana mucosa, una herida, o cualquier parte de su cuerpo que esté dañada y que pueda implicar el ingreso de agentes patógenos al organismo.

También antes de manipular un dispositivo médico invasivo, como un torno odontológico o aparatología usada para realizar exámenes ginecológicos.

  • Después de haber estado expuesto a fluidos corporales

Como por ejemplo saliva, sangre, flujo, mucosidad. Además de quitarse los guantes, tendrá que efectuar un lavado correcto de manos para protegerse de posibles infecciones y prevenir el contagio de futuros pacientes.

  • Luego de tener contacto con el entorno del paciente

Dado que, al estar cerca de la persona enferma, es probable que porten en sus manos, ropa o calzado restos de bacterias o virus.

También se debe desinfectar las superficies donde se hayan apoyado y los objetos que hayan manipulado.

Cómo lavarse las manos

Se debe utilizar agua tibia y jabón neutro, extendiéndolo por toda la superficie de las manos, incluyendo las uñas. A continuación hay que frotarlas entre sí haciendo espuma.

Primero se debe frotar la palma de la mano izquierda con el dorso de la derecha, entrelazando los dedos y viceversa. Luego, rodear el pulgar derecho con la mano izquierda y viceversa, haciendo fricción con movimientos de rotación, así como también las puntas de los dedos.

El procedimiento debe durar al menos 60 segundos. Si no se tiene acceso a agua y jabón, se puede realizar la misma técnica con alcohol en gel, pero siempre y cuando las manos no estén demasiado sucias a simple vista.

Si querés información adicional sobre el lavado de manos y cómo realizarlo, podés acercarte a  hospitales o centros de salud donde podrás ver más en detalle las técnicas que realizan los profesionales sanitarios.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicar un comentario